martes, 15 de agosto de 2017

Cursos online gratis de la Universidad de Chile



La Universidad de Chile nos ofrece 10 cursos online gratuitos con la posibilidad de acceder al certificado de finalización. ¡Aprovéchalos!

 

La Universidad de Chile es una institución de educación superior de carácter nacional y pública, que asume con compromiso y vocación de excelencia la formación de personas y la contribución al desarrollo espiritual y material de la Nación, construyendo liderazgo en el desarrollo innovador de las ciencias y las tecnologías, las humanidades y las artes, a través de sus funciones de docencia, creación y extensión, con especial énfasis en la investigación y el postgrado.

¿Cómo registrarme a los cursos de la Universidad de Chile?

Aquí les dejamos los enlaces a cada uno de los cursos impartidos por esta institución, a través de los cuales podrán inscribirse en la plataforma educativa donde se encuentran alojados los contenidos audiovisuales.

¿Los cursos son gratuitos?

Los cursos no tienen costo, podremos acceder a todos los materiales del mismo sin realizar pago algo. Al momento de inscribirnos en un curso, tendremos dos opciones:
  • Hacer el curso de forma gratuita sin certificación.
  • Hacer el curso y acceder al certificado de finalización al realizar un pago por el mismo. Los cursos son gratuitos, los certificados tienen un costo de entre 30 y 50 dólares. Se debe tener en cuenta que el certificado es opcional.

Cursos de la Universidad de Chile


#1 Introducción a la negociación
Este curso promueve la capacidad de negociación como un elemento clave para profesionales que se desenvolverán en una sociedad altamente compleja. El curso aportará a que las y los estudiantes puedan utilizar sus conocimientos, habilidades y aptitudes en función del cumplimiento de objetivos personales, formativos o profesionales.




Este curso promueve la capacidad de negociación como un elemento clave para profesionales que se desenvolverán en una sociedad altamente compleja. El curso aportará a que las y los estudiantes puedan utilizar sus conocimientos, habilidades y aptitudes en función del cumplimiento de objetivos personales, formativos o profesionales.
Enlace al curso: Introducción a la negociación


_________________________________________________________________________________


#2 ¿Cómo (nos) cambia la Tecnología?
Este curso es para personas curiosas por la tecnología, aquellos que tienen interés en ir más allá de dispositivos y artefactos y se hacen preguntas sobre como las sociedades, naciones, comunidades y personas transforman y son transformadas por sistemas y artefactos.
Enlace al curso: ¿Cómo (nos) cambia la Tecnología?


#3 América Latina en los cambios internacionales: amenazas y oportunidades.
El curso busca que comprendas y analices la mayor participación de América Latina en la política internacional. Además, te ayudará a conocer el entorno macro-estratégico en el cual se desarrolla la región, incluyendo la dimensión política, económica, cultural, social, además de las nuevas amenazas y oportunidades.
Enlace al curso: América Latina en los cambios internacionales


#4 Marketing Gerencial
Este Programa entrega elementos básicos para la creación de una estrategia de marketing al nivel de los negocios o de las unidades de negocios. El objetivo global del programa es desarrollar las habilidades de pensar estratégicamente los problemas de marketing y sus posibles soluciones.
Enlace al curso: Marketing Gerencial


#5 Competencias Laborales: Perfiles, Evaluación y Capacitación.
Este curso ayuda a los estudiantes en el aprendizaje del enfoque de competencias laborales en las organizaciones, especialmente en: la definición de perfiles de competencia en puestos laborales, diseño de pautas de evaluación de desempeño, diseño de cursos de capacitación bajo competencias laborales, entre otros aprendizajes.
Enlace al curso: Competencias Laborales


#6 Costos para los Negocios
Para quién es este curso: Estudiantes de licenciatura con conocimientos de contabilidad a nivel básico. También, personas sin formación profesional pero con experiencia en emprendimientos, empresas y pequeñas empresas.
Enlace al curso: Costos para los Negocios


#7 Potenciando mi aprendizaje en el primer año de Universidad
El propósito del curso es acompañar a los estudiantes de primer año a potenciar sus aprendizajes, con la finalidad de fomentar una buena experiencia en la universidad.
Enlace al curso: Potenciando mi aprendizaje


#8 El desafío de Innovar en la Educación Superior
El propósito del curso es incentivarte a que en tu labor docente replantees tu práctica, desde perspectivas innovadoras con miras a mejorar la calidad de los aprendizajes con todos tus estudiantes.
Enlace al curso: El desafío de Innovar en la Educación Superior


#9 Sustentabilidad y Economías Sociales
Para quién es este curso: Para toda persona interesada en alternativas y expresiones que forman parte de la denominada Economía Social y Solidaria.
Enlace al curso: Sustentabilidad y Economías Sociales


#10 Cómo enfrentar la primera experiencia laboral
Al finalizar este curso, los estudiantes aprenderán estrategias que les permitan desarrollar una mejor presentación e inserción en el mercado laboral, sobre la base de las habilidades que actualmente demanda el mundo del trabajo.
Enlace al curso: Cómo enfrentar la primera experiencia laboral



lunes, 14 de agosto de 2017

Como debatir

Como estar en Desacuerdo (original en inglés) por Paul Graham (Marzo 2008)


La red está convirtiendo la escritura en una conversación. Hace veinte años, los escritores escribían y los lectores leían. La red permite a los lectores responder, y cada vez lo hacen con mayor frecuencia—en hilos de comentarios, foros, y en sus propias publicaciones.
Muchos de los que responden a algo no están de acuerdo con ello. Es de esperarse. Estar de acuerdo tiende a motivar menos a la gente que no estar de acuerdo. Y cuando estás de acuerdo hay menos que decir. Podrías ampliar en algo que el autor dijo, pero él probablemente ya ha explorado las implicaciones más interesantes. Cuando estás en desacuerdo entras en territorio que él podría no haber explorado.
El resultado es que hay muchos más desacuerdos, sobre todo medidos por el número de palabras. Eso no significa que la gente está más enojada. El cambio estructural en la forma en que nos comunicamos es suficiente para dar cuenta de ello. Pero aunque no sea el enojo lo que está impulsando el aumento de los desacuerdos, hay peligro de que el aumento en los desacuerdos hará enojar más a la gente. Particularmente en línea, donde es fácil decir cosas que nunca dirías cara a cara.
Si todos vamos a discrepar más a menudo, debemos tener cuidado en hacerlo bien. ¿Qué significa discrepar bien? La mayoría de los lectores puede ver la diferencia entre un mero insulto y una refutación cuidadosamente razonada, pero creo que ayudaría ponerle nombre a las etapas intermedias. Así que he aquí un intento de una jerarquía de los desacuerdos:

DH0. Insultos.

Esta es la forma más baja de desacuerdo, y probablemente también la más común. Todos hemos visto comentarios como este:
¡¡¡Eres un maricón!!!
Pero es importante darse cuenta de que insultos más articulados tienen el mismo poco peso. Un comentario como:
El autor es un diletante engreído.
no es más que una versión pretenciosa de "eres un maricón".

DH1. Ad Hominem.

Un ataque ad hominem no es tan débil como un mero insulto. En realidad podría llevar algo de peso. Por ejemplo, si un senador escribe un artículo diciendo que los sueldos de los senadores deben aumentarse, uno podría responder:
Por supuesto que diría eso. Es un senador.
Esto no refuta el argumento del autor, pero puede al menos ser relevante para el caso. Sin embargo, sigue siendo una forma muy débil de desacuerdo. Si hay algo mal con el argumento del senador, debes decir qué es; y si no lo hay, ¿qué más da que sea un senador?
Decir que el autor carece de la autoridad para escribir sobre un tema es una variante de ad hominem—y una especie particularmente inútil, porque las buenas ideas a menudo vienen de gente en otros campos. La cuestión es si el autor esta en lo cierto o no. Si su falta de autoridad le llevó a cometer errores, señálalos. Y si no lo hizo, entonces no es un problema.

DH2. Respondiendo al Tono.

En el siguiente nivel comenzamos a ver respuestas a la escritura, más que el escritor. La forma más baja de ellas es estar en desacuerdo con el tono del autor. Por ejemplo:
No puedo creer que el autor rechace el diseño inteligente de un modo tan arrogante.
Aunque mejor que atacar al autor, ésta sigue siendo una forma débil de desacuerdo. Importa mucho más si el autor está bien o mal que cuál sea su tono. Sobre todo porque el tono es muy difícil de juzgar. Alguien que tiene un problema sobre algún tema podría ofenderse por un tono que a otros lectores les parecía neutral.
Así que si lo peor que puedes decir sobre algo es criticar su tono, no estás diciendo mucho. ¿Es el autor frívolo, pero está en lo correcto? Mejor eso que serio y errado. Y si el autor esta equivocado en algún lugar, di dónde.

DH3. Contradicción.

En esta etapa, por fin tenemos respuestas a lo que se dijo, en lugar de cómo o por quién. La forma más baja de respuesta a un argumento es simplemente plantear el caso opuesto, con escasa o nula justificación.
Esto se combina a menudo con declaraciones del tipo DH2, como en:
No puedo creer que el autor rechace el diseño inteligente de un modo tan arrogante. El diseño inteligente es una teoría científica legítima.
La contradicción a veces puede tener cierto peso. En ocasiones, el simple hecho de ver el caso opuesto expuesto explícitamente es suficiente para ver que es lo correcto. Pero por lo general las pruebas serán de ayuda.

DH4. Contraargumento.

En el nivel 4 llegamos a la primera forma convincente de desacuerdo: el contraargumento. Hasta este punto las otras formas generalmente pueden ser ignoradas como incapaces de probar nada. Los contraargumentos podrían probar algo. El problema es que es difícil decir exactamente qué.
El contraargumento es contradicción más razonamiento y/o pruebas. Cuando se dirige directamente a la discusión original, puede ser convincente. Pero, por desgracia, es común que los contraargumentos se dirijan a algo un poco diferente. Más de las veces, dos personas discutiendo apasionadamente sobre algo, realmente discuten sobre dos cosas diferentes. A veces incluso están de acuerdo entre sí, pero están tan atrapados en su disputa que no se dan cuenta.
Podría haber una razón legítima para argumentar en contra de algo un poco diferente a lo que el autor original dijo: cuando sientes que perdieron el meollo de la cuestión. Pero cuando haces eso, debes decir explícitamente que lo estás haciendo.

DH5. Refutación.

La forma más convincente de desacuerdo es la refutación. También es la más rara, porque requiere más trabajo. De hecho, la jerarquía de desacuerdo forma una especie de pirámide, en el sentido de que cuanto más se asciende encuentras menos instancias.
Para refutar a alguien probablemente tengas que citarlo. Tienes que encontrar una "pistola humeante", un párrafo en aquello con lo que estas en desacuerdo y sientes es un error, y luego explicar por qué está equivocado. Si no puedes encontrar una cita con la cuál discrepar es probable que estés discutiendo con alguien que utiliza una falacia lógica.
Aunque la refutación por lo general implica citar, citar no implica necesariamente refutación. Algunos autores citan partes de las cosas con las que están en desacuerdo para dar la apariencia de legítima refutación, y luego siguen con una respuesta tan baja como DH3 o incluso DH0.

DH6. Refutar el Punto Central.

La fuerza de una refutación depende de lo que refutas. La forma más poderosa de desacuerdo es refutar el punto central de alguien.
Incluso tan alto como en DH5 todavía vemos a veces deliberada deshonestidad, como cuando alguien escoge puntos menores de un argumento y los refuta. A veces el espíritu con que esto se realiza crea una forma más sofisticada de ad hominem que verdadera refutación. Por ejemplo, corregir la gramática de alguien, o insistir en errores de menor importancia en nombres o números. A menos que el argumento opuesto en realidad dependa de tales cosas, el único propósito de corregirlos es desacreditar al oponente.
Refutar algo verdaderamente requiere que uno refute su punto central, o al menos uno de ellos. Y eso significa que uno tiene que comprometerse explícitamente a lo que conforma el punto central. Así, una refutación realmente efectiva luciría así:
El punto principal del autor parece ser x. Cómo él dice:
Pero esto es un error por las siguientes razones...
La cita que señalas como equivocada no tiene que ser la declaración del punto principal del autor. Es suficiente refutar algo en lo que este punto se apoya.

Qué Significa

Ahora tenemos una manera de clasificar las formas de desacuerdo. ¿Qué tan bueno es? Una cosa que la jerarquía del desacuerdo no nos da es una manera de elegir un ganador. Los niveles de DH se limitan a describir la forma de una declaración, no si es correcta. Una respuesta DH6 puede todavía estar completamente errada.
Pero mientras que los niveles de DH no establecen un límite inferior sobre cuán convincente es una respuesta, establecen un límite superior. Una respuesta DH6 podría ser poco convincente, pero una respuesta DH2 o más baja siempre es poco convincente.
La ventaja más obvia de clasificar las formas de desacuerdo es que ayudará a las personas a evaluar lo que leen. En particular, les ayudará a ver a través de argumentos intelectualmente deshonestos. Un orador o escritor elocuente puede dar la impresión de vencer a un oponente usando meramente palabras fuertes. De hecho, esta es probablemente la cualidad que define a un demagogo. Al dar nombre a las diferentes formas de desacuerdo, le damos a los lectores críticos un alfiler para reventar tales globos.
Estas etiquetas pueden ayudar a los escritores también. Casi toda la deshonestidad intelectual no es intencional. Alguien que está argumentando contra el tono de algo con lo que está en desacuerdo puede creer que realmente está diciendo algo. Apartarse un poco y ver su posición en la jerarquía de desacuerdos puede inspirarlo a tratar de subir a contraargumento o refutación.
Pero el mayor beneficio de discrepar bien no es sólo que hará mejor las conversaciones, sino que hará que las personas que las tienen sean más felices. Si estudias las conversaciones, observarás que hay mucha más mezquindad en DH1 que en DH6. No tienes que ser malo cuando tienes un verdadero punto por demostrar. De hecho, no quieres. Si tienes algo que decir realmente, ser malvado sólo se interpone en el camino.
Si ascender en la jerarquía del desacuerdo hace a la gente menos malvada, hará que la mayoría de ellos sea más feliz. La mayoría de la gente realmente no disfruta ser malvada; lo hacen porque no pueden evitarlo.

jueves, 10 de agosto de 2017

Cómo descubrir a un mentiroso, según Carl Sagan


En su libro "El mundo y sus demonios: la ciencia como una luz en la oscuridad", Sagan medita sobre la ciencia y la espiritualidad un poco antes de su muerte. En este volumen Sagan comparte su secreto para mantener la razón a pesar de los trucos desvergonzados de la sociedad para decir mentiras y manipular a las personas con su propaganda. 



En el capítulo “El fino arte de detectar tonterías”, reflexiona sobre los tipos de engaño a las que somos susceptibles, asegura que en todos lados vivimos rodeados de personas que mienten, desde psíquicos hasta fanáticos religiosos y, las que más le molestan, son ni más ni menos que los estudios científicos pagados que acaban con la reputación de los científicos y traicionan la inteligencia de su público.




 Sin embargo, para evitar caer en esto, Sagan da algunos puntos para que cuando hagas un argumento, ya sea científico o en la vida real, siempre sigas estas recomendaciones:

 
1. Cuando sea posible, confirma los hechos.


2. Fomenta el debate sobre la evidencia por autores bien informados de todos los puntos de vista.

 
3. Los argumentos dichos por la autoridad tienen un poco más de peso, pero recuerda, esas autoridades también cometieron errores en el pasado y también lo harán en el futuro.


4. Piensa en más de una hipótesis, considera todas las maneras en las que algo podría explicarse, piensa en lo que podría decirse en su contra y lo que sobrevive a esa hipótesis, tiene más posibilidades de ser verdadera. 


5. Si hay una cadena de argumentación, deben funcionar todos los eslabones de la cadena, incluyendo la premisa, no sólo la mayoría.

 

 

Gracias a su formación, asegura Sagan, los científicos están equipados con un “kit de detección de mentiras”, el cual tiene un conjunto de herramientas cognitivas y diferentes técnicas que fortalecen la mente contra las falsedades. Una herramienta que no sólo es útil para la ciencia sino para la vida cotidiana que promueve el sano escepticismo. 

   Con sencillos pasos, Sagan asegura que cualquiera puede ser un poco más escéptico y dejar de creer todas las mentiras que vivimos constantemente. Aquí la lista de las falacias más comunes.


1. Cuando atacan a la persona en lugar de sus argumentos


Esta falacia es conocida como Ad hominem que quiere decir “contra el hombre” y aquel que busca ganar, ataca al que discute y no sus argumentos.




2. Consecuencias adversas

Considerar que algo podría acabar muy mal y por eso, existieron otros remedios, como en los ejemplos de Sagan “debe existir un dios que dé castigo y recompensa porque, si no, la sociedad sería mucho más ilegal y peligrosa, quizá incluso ingobernable o el acusado en un juicio de asesinato con mucha publicidad recibió el veredicto de culpable; en otro caso, habría sido un incentivo para que otros hombres matasen a sus esposas”.




3. Llamada a la ignorancia

En este caso, nos damos cuenta que una simple declaración puede convencer aunque sea absolutamente inválida. Todo lo que no ha sido demostrado debe ser cierto porque no hay prueba de que no lo sea. Esta es una gran ambigüedad porque “la ausencia de prueba no es prueba de ausencia” y Sagan da el siguiente ejemplo: “No hay una prueba irresistible de que los ovnis no estén visitando la Tierra; por tanto, los ovnis existen… y hay vida inteligente en todas partes en el universo”.



4. Selección de la observación

Asegurar las cosas apoyrn su punto y olvidar las no.



5. Exclusión del medio o falsa dicotomía

Considerar sólo los dos extremos en un continuo de posibilidades intermedias por ejemplo: "Sí, claro, ponte de su parte: mi marido es perfecto; yo siempre me equivoco"; o: "Si no eres parte de la solución, eres parte del problema”.



6. Hombre de paja

Se trata de caricaturizar una postura para facilitar el ataque.





7. Confusión de correlación y causa 

Según los ejemplos de Sagan “Una encuesta muestra que hay más homosexuales entre los licenciados universitarios que entre los de menor educación; en consecuencia, la educación hace homosexual a la gente". O: "Los niños que miran programas de televisión violentos tienden a ser más violentos de mayores". Pero, "¿es la televisión lo que causa la violencia, o es que los niños violentos disfrutan preferentemente viendo programas violentos?”

8. Prueba suprimida, o media verdad 

  Por ejemplo: “Aparece en televisión una profecía sorprendentemente precisa y ampliamente citada del intento de asesinato del presidente Kennedy, pero –detalle importante- ¿fue grabada antes o después del acontecimiento?" O: "Estos abusos del gobierno exigen una revolución, aunque sea imposible hacer una tortilla sin romper antes los huevos. Sí, pero ¿en ésta revolución morirá más gente que con el régimen anterior? ¿Qué sugiere la experiencia de otras revoluciones? ¿Son deseables y en interés del pueblo todas las revoluciones contra regímenes opresivos?

9. Autoridad

  Cuando la figura de autoridad es la que propicia que se crea en alguien y esto no surja a través de sus argumentos o su discusión. Sagan da este ejemplo: “El presidente Richard Nixon debería ser reelegido porque tiene un plan secreto para terminar la guerra en el sudeste de Asia… pero, como era secreto, el electorado no tenía ninguna manera de evaluar sus méritos; el argumento equivalía a confiar en él porque era presidente, lo que en realidad no le ayudó a ganar las elecciones."



10. Palabras equívocas 

  El ejemplo de Sagan es el siguiente: “La separación de poderes de la Constitución de los Estados Unidos especifica que este país no puede entrar en guerra sin una declaración del Congreso. Por otro lado, los presidentes tienen el control de la política exterior y la dirección de las guerras, que son herramientas potencialmente poderosas para conseguir la reelección. 

  Los presidentes de cualquier partido político podrían verse tentados por tanto a disponer guerras mientras levantan la bandera y llaman a las guerras otra cosa: acciones de policía, incursiones armadas, salvaguarda de los intereses americanos, y una gran variedad de operaciones, como las de la Operación Causa Justa. Los eufemismos para la guerra forman parte de una gran clase de reinvenciones del lenguaje con fines políticos. Un arte importante de los políticos es encontrar nombres nuevos para instituciones que bajo sus nombres viejos se han hecho odiosas al pueblo”.

11. Argumentos especiales

  Se utilizan para salvar proposiciones en un problema retórico profundo, que no se puede explicar o entender en su totalidad, Sagan ejemplifica así: “¿Cómo puede un Dios compasivo condenar al tormento a las generaciones futuras porque, contra sus órdenes, una mujer indujo a un hombre a comerse una manzana? Argumento especial: no entiendes la sutil doctrina del libre albedrío"

  O: "¿Cómo puede haber un Padre, Hijo y Espíritu Santo igualmente divinos en la misma persona? Argumento especial: no entiendes el misterio divino de la Santísima Trinidad". O: "¿Cómo podía permitir Dios que los seguidores del Judaísmo, Cristianismo e Islam –obligados cada uno a su modo a medidas heroicas de amabilidad afectuosa y compasión- perpetraran tanta crueldad durante tanto tiempo? Argumento especial: otra vez, no entiendes el libre albedrío. Y en todo caso, los caminos de Dios son misteriosos”.

 

martes, 1 de agosto de 2017

El hombre en busca de sentido

Libros de ciencia gratis



Una recopilación de libros sobre ciencia, que planeamos seguir aumentando.







 ----------------------------------------------------------










 ----------------------------------------------------------







 
 
 
 
----------------------------------------------------------










 ----------------------------------------------------------












 ----------------------------------------------------------










----------------------------------------------------------










----------------------------------------------------------










jueves, 20 de julio de 2017

Descarga el arte de la guerra de Sun Tzu gratis

http://www.mediafire.com/file/39u7j1wq5hhdjmo/arte_de_la_guerra%2C_El_-_Sun_Tzu.pdf 

El Arte de la Guerra es considerado como el mejor libro de estrategia de todos los tiempos.

Inspiró a Napoleón, Maquiavelo, Mao Tse Tung y muchas más figuras históricas. Este libro, de dos mil quinientos años de antigüedad, es uno de los más importantes textos clásicos chinos, en el que, a pesar del tiempo transcurrido, ninguna de sus máximas ha quedado anticuada, ni hay un solo consejo que hoy no sea útil. Pero la obra del general Sun Tzu no es únicamente un libro de práctica militar, sino un tratado que enseña la estrategia suprema de aplicar con sabiduría el conocimiento de la naturaleza humana en los momentos de confrontación. No es, por tanto, un libro sobre la guerra; es una obra para comprender las raíces de un conflicto y buscar una solución. «La mejor victoria es vencer sin combatir», nos dice Sun Tzu, «y ésa es la distinción entre el hombre prudente y el ignorante».


jueves, 25 de mayo de 2017

¿En qué se diferencia una ley de una teoría científica?




Bertrand Russell dijo una vez:
"El problema con el mundo es que los estúpidos están seguros de todo y los inteligentes están llenos de dudas".

Posiblemente ninguna otra frase represente las respuestas que te encuentras al preguntar por la calle sobre la diferencia entre una teoría y una ley científica. Muchos están seguros de que conocen la respuesta a esta pregunta, y son capaces de afirmar sin ninguna miración que la teoría es algo que no está completamente demostrado, y que se trata de un paso previo antes de llegar a la ley científica, una calificación que se adquiere únicamente cuando la teoría queda completamente demostrada.

Lo que no tantos saben es que esa afirmación tan común es completamente errónea.

 Posiblemente el problema tras este razonamiento erróneo lo encontramos en el propio idioma, y que la gente no es consciente de que una teoría y ley son palabras que no significan lo mismo si llevan el adjetivo científico después. De hecho, el buscar el significado de teoría y ley en la RAE, únicamente conseguiría confundirnos un poco más.


No sé puede decir que una teoría y una ley científica sean términos completamente intercambiables, ya que las diferencias existen, pero merece la pena dejar claro que tienen una gran cantidad de puntos en común:


  • 1. Ambas están basadas en hipótesis probadas.
  • 2. Ambas están sustentadas por una gran cantidad de datos empíricos.
  • 3. Ambas ayudan a unificar un campo en particular.
  • 4. Ambas están aceptadas por la gran mayoría de científicos (todos normalmente) de la disciplina que compete.
  • 5. Ambas pueden demostrarse como no válidas o incompletas si se encuentran datos empíricos que lo sustenten.
Entonces, ¿cuáles son las diferencias?
Michio Kaku lo resume muy bien:

"La teoría se ha comprobado, la ley se descubrió".

En el momento en el que se dice haber encontrado una verdad absoluta, en ese momento deja de ser ciencia, porque la ciencia es cuestionarse, siempre cuestionarse, siempre investigar y siempre comprobar, es un circulo.


 Para entenderlo mejor hay que adentrarse en la historia y comprender que el mundo, su modo de hacer ciencia y entender cómo han evolucionado las creencias con el paso de los siglos. Todos estamos de acuerdo en que el concepto de ciencia dio un cambio radical a lo largo de los siglos XVI y XVII con la introducción del método científico, permitiendo desligar del campo de la ciencia creencias arrastradas desde tiempos helénicos como la alquimia o la astrología.

Pero pese a la incorporación del método científico, el importante arraigo de las creencias y religiones no desaparecieron de la noche a la mañana. El concepto de un dios creador se mantuvo entre la sociedad prácticamente intacto hasta bien entrados en el siglo XVIII, y esto condicionó fuertemente a los científicos a la hora de exponer sus conclusiones. Newton y sus coetáneos creían en dios, y nunca dudaron de su existencia, por lo que todos sus estudios se orientaron a describir las leyes escritas por el gran legislador que consideraban a su Dios.

En cierto modo, no pretendían explicar la naturaleza, sino tan sólo describirla. Avances como la Ley de la Gravitación Universal sólo pretendía ser una descripción de una ley escrita por dios, que en su momento pretendía ser absoluta y válida, obviando completamente la posibilidad de que más tarde se demostrase como no válida o como incompleta. Bajo estas condiciones aparecieron otros avances científicos como las distintas leyes de las proporciones en el campo de la química, o la Ley de Mendel en el campo de la biología.

I: Pintura de Philippe de Champaigne sobre Moises y la ley de dios


Una vez el método científico se fue perpetuando más entre físicos, químicos o biólogos y las creencias se fueron desligando de la ciencia, comenzaron a formularse teorías. El mejor ejemplo posiblemente sea la Teoría de la Evolución de Charles Darwin. En este caso, Darwin no pretendía describir las leyes escritas por un dios, sino que quería explicar cómo funcionaba la naturaleza, dejando completamente al margen cualquier posible deidad que fuera más allá de lo que el método científico.

De nuevo, este cambio no fue algo radical, sino paulatino. Hasta mediados del siglo XIX fue muy común la formulación de nuevas leyes, sobretodo en el novedoso campo de la química, que Boyle había redibujado completamente a finales del siglo XVII. La química necesitaba ser descrita antes de ser explicada, razón por la cual aparecieron multitud de leyes a lo largo del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX.


Resumiendo y concluyendo. Es cierto, una teoría y una ley científica no son exactamente lo mismo y no son términos intercambiables, pero ambos tienen la misma validez. 

Una teoría no es un paso previo a la determinación de una ley, ya que para eso tenemos otro término en el campo de la ciencia: la hipótesis. Todo esto podría ser algo irrelevante, sino fuera porque hay gente que intenta sacar partido de esta pequeña confusión para intentar inculcarnos sus creencias, como que dicen que el creacionismo es una opción válida porque la teoría de la evolución es todavía una teoría.



Fuentes y más información: